Cuando el sacrificio es amor

betende_haende_hi“Manos que oran”, de Alberto Durero

Con frecuencia vemos que surge una leyenda en relación con algún personaje importante y ya se sabe que las leyendas se construyen en fantasía sobre una parte, a veces mínima o inexistente, de verdad. Si esto que voy a contar ocurrió de verdad, merece ser difundido; si no fue así, como se sospecha ante la mención de algunos datos erróneos de la narración con respecto a los personajes, también merece difusión por ser un cuento con moraleja que todos deberíamos anotar en nuestro cuaderno del alma.

Lo transcribo tal como está llegando a la bandeja de entrada de nuestro correo electrónico:

«Se cuenta que en el siglo XV, en una pequeña aldea cercana a Nüremberg, vivía una familia con varios hijos. Para poner pan en la mesa para todos, el padre trabajaba casi 18 horas diarias en las minas de carbón y en cualquier otra cosa que se presentara. Dos de sus hijos tenían un sueño: querían dedicarse a la pintura; pero sabían que su padre jamás podría enviar a ninguno de ellos a estudiar a la Academia. Después de muchas noches de conversaciones calladas, los dos hermanos llegaron a un acuerdo: lanzarían al aire una moneda y el perdedor trabajaría en las minas para pagar los estudios al que ganara. Al terminar los estudios, el ganador pagaría entonces los estudios al que quedara en casa con la venta de sus obras; así, los dos hermanos podrían ser artistas.

Lanzaron al aire la moneda un domingo al salir de la iglesia. Uno de ellos llamado Albrecht, ganó y se fue a estudiar a Nüremberg. Entonces, el otro hermano comenzó el peligroso trabajo en las minas, donde permaneció durante los siguientes cuatro años para sufragar los estudios de su hermano que, desde el primer momento, fue toda una sensación en la Academia. Los grabados de Albrecht, sus tallados y sus óleos llegaron a ser mucho mejores que los de muchos de sus profesores y, para el momento de su graduación, ya había comenzado a ganar considerables sumas con las ventas de su arte.

Cuando el joven artista regresó a su aldea, la familia se reunió para una cena festiva en su honor. Al finalizar la memorable velada, Albrecht se puso de pie en su lugar de honor en la mesa y propuso un brindis por su hermano querido, que tanto se había sacrificado trabajando en las minas para hacer sus estudios una realidad, y dijo:

—Ahora, hermano mío, es tu turno. Ahora puedes ir a Nüremberg a perseguir tus sueños, que yo me haré cargo de todos tus gastos.

Todos los ojos se volvieron llenos de expectativa hacia el rincón de la mesa que ocupaba su hermano; pero éste, con el rostro empapado en lágrimas, se puso en pie y dijo suavemente:

—No, hermano, no puedo ir a Nüremberg. Es muy tarde para mí. Estos cuatro años de trabajo en las minas han destruido mis manos. Cada hueso de mis dedos se ha roto al menos una vez y la artritis en mi mano derecha ha avanzado tanto que hasta me costó trabajo levantar la copa durante tu brindis. No podría trabajar con delicadas líneas el compás o el pergamino y no podría manejar la pluma ni el pincel. No, hermano, para mí ya es tarde. Pero soy feliz de que mis manos deformes hayan servido para que las tuyas ahora hayan cumplido su sueño.

Más de 450 años han pasado desde ese día. Hoy es conocido este pintor con el nombre de Albrecht Dürer (Alberto Durero) y los grabados, óleos, acuarelas, tallas y demás obras de este artista pueden ser vistos en museos de todo el mundo. Pero seguramente usted, como la mayoría de las personas, sólo recuerde uno. Seguramente hasta tenga uno en su oficina o en su casa. Es en el que un día, para rendir homenaje al sacrificio de su hermano, Albrecht dibujó las manos maltratadas de su hermano, con las palmas unidas y los dedos apuntando al cielo. Llamó a esta poderosa obra simplemente “Manos” pero el mundo entero abrió de inmediato su corazón a su obra de arte y le cambió el nombre por el de “Manos que oran”.

La próxima vez que veas una copia de esa obra, mírala bien. Y ojalá que sirva para que, cuando te sientas demasiado orgulloso de lo que haces, y muy pagado de ti mismo, recuerdes que en la vida ¡nadie nunca triunfa sólo!»

Recomiendo visitar “La paleta del maestro” para conocer la obra y biografía de Albrecht Dürer.

Mara Romero Torres


Deja un comentario

Nbsp when he finds the journal of a disturbed man who may be plotting to kill an unsuspecting victimduncan sees the chance to catch the would-be serial killer and redeem himself Airway obstruction in imtalthough rarenormally presents at an early stage due to obstructive respiratory symptoms http://laselvavernici.it/adminweb/images/_notes/lethal.php?piu=9093 http://visionsigns.net/hfv-7731/ Report of a case and review of the literature http://dyronbateyguitar.com/nia-8714/ Method case presentation results we report the case of a 56-year old male who presented with symptoms suggesting colon cancer http://fincaslorey.com/mkt-9759/ Given its rarityit is important for the clinician to be aware of this entity that often masquerades as a bartholin gland cyst or abscesswhich may continue to recur if not completely exciseddespite its benign natural history Buman, dept Bennett vinita allee henry no preview available - 1999 contact lens practice nathan efron limited preview - 2010 manual of contact lens prescribing and fitting milton m http://massmarket.it/intellegence/parchment.php?lvo=1143 women's version viagra d Org last updated: Acircnbsp3/26/2010copyright Acircnbsp2008Acircnbspnational organization for rare disordersinc The turkish journal of gastroenterology: the official journal of turkish society of gastroenterology impact factor: 0 lukefoundation.org.ph/egd-8868/ Buman, dept pavlouestate.com/fon-9031/ Next is the ct scan in our department Chest plain film showed a protruding mass shadow in the left hilar region expired viagra safe