dsc_0045_1

A la apetecible sombra del techado que cubre la puerta de entrada a la vivienda... Hacía un calor de justicia y no había ni agua. Menos mal que los poetas saben inventarla.