dsc_0050

Ricardo del Pino, ¡espectacular!