dsc_0069

Y, protegido por la persiana y enredado en la reja, un nido... La vida sigue siempre dispuesta a sorprendernos.