Miguel Ángel Yusta, España

Zaragoza, Aragón, España

Miguel Ángel Yusta, zaragozano, poeta y escritor, tiene una larga trayectoria ligada a la literatura y los medios de comunicación. Es columnista del diario “Heraldo de Aragón”. Sus más recientes trabajos son los poemarios “Luces y sombras”, fotopoemas, con fotografías de C. Moncín (Gobierno de Aragón. 1999). “Peregrino de ausencias” (Unaluna 2006). “Teoría de luz” (2007). “Reloj de arena” (2008) “Senderos de amor y olvido” (2008)”Ayer fue sombra” (Aqua 2010) “Cancionero de coplas” (Olifante 2011).También las recopilaciones “Rincón de coplas” (Unaluna 2006) y ”Artículos indefinidos” (2010) así como varios poemarios colectivos. Algunos de sus textos han sido recogidos, entre otras, en las revistas literarias “Criaturas Saturnianas”, “Barataria” e “Imán” y tiene publicados diversos artículos relacionados con el folckore aragonés y con la copla, con cuya autoría ha obtenido numerosos premios. A través de su cargo en la Junta Directiva de la Asociación Aragonesa de Escritores, organiza numerosas actividades literarias, presentaciones, ciclos, conferencias, etc. Igualmente pertenece al Consejo de Redacción de la revista literaria “Imán”. Su poemario “Ayer fue sombra” (Aqua 2010) fue galardonado con el Primer Premio del Concurso de Poesía de la D. del Gobierno de Aragón.
oooOOOooo
Poemas
Mi mar

Existe un mar sin brumas ni tinieblas,

vacío de memoria,

donde las olas cantan el olvido.

Promesas de otro tiempo, mis obras incompletas

reposan sumergidas

en el oscuro fondo de silencio.

Esperan, algún día, la luz renovadora,

la magia que las toque y las despierte.

Mientras, huye la tarde.

No busco ya.

No busco ya primaveras de sueños,

rosales intangibles,

besos desalentados.

Ya no quiero pasiones violentas

que queden archivadas

sobre los anaqueles del olvido.

Tan sólo el oro viejo del sol de tu mirada,

tus manos en la noche

dibujando alfabetos de caricias,

los jardines abiertos

de tu vientre de miel y tu palabra

y ese cálido abrazo

donde se funden todos los silencios.

Nada es verdad sin ti, sin tus instantes

que son de enajenada eternidad.

Y llegas tú

En silencio de montes olvidados

el ocaso se pierde.

Llega la noche, reina de lo oscuro,

y me visto de sombra

con un manto de olvido.

Todo a mi alrededor se sosiega y espera

a que se duerman los postreros pájaros.

En esas horas lentas, indecisas,

que separan las luces

y acallan los espíritus

me parece ser el amo del tiempo,

poseerlo para mandar en él,

profundizando en la noche secreta…

En la duda de mis afirmaciones

está la oscuridad

y voy con paso silencioso y lento.

Sin saber aún por qué, me hago mil preguntas

que no tienen respuesta.

Después, en un final de oro y cristales,

llega el matiz que abre el corazón.

Entonces apareces:

susurras en mi oído el nombre de las cosas,

abres los surtidores de la luna,
siembras nuevas auroras de jazmines.

Y rumores de alas

acallan para siempre los sonidos del miedo.

Deseaba decirte

Deseaba decirte, simplemente,

mirándote a los ojos,

las palabras que nunca

podemos pronunciar si no hay penumbra.

Deseaba decirte,

y casi te lo digo en un descuido,

que perdí las batallas

y, cómo no, alguna que otra guerra.

Derrotado en silencio lamía mis heridas

y en soledad pasaba mis calvarios,

hasta que con el tiempo

retoñaba con nuevas primaveras.

Esta noche presiento

que tu abrazo de piel

y la envoltura líquida de tu mirada suave

y tus senos desnudos abrigando

mi encrucijada de pesares

van a soltar mi lengua de miedos y ataduras

para tal vez decirte, aunque no quiera hacerlo,

que me sientas contigo

en mil amaneceres.

Presencia


Te presiento en la noche
cerca de mí, en silencio,

junto a la música suave que amas.

Un nocturno de Chopin

acaricia los sentidos:

penetra en los resquicios del recuerdo

con el claror de las afirmaciones.

Nada es más bello ahora

que tu presencia sosegada y cierta

mujer de luz, que has cubierto mis días

de tan renovadoras primaveras.

Es mi tiempo feliz cuando tú estás

y descanso del mundo en tu mirada.

Abismo.

Me voy tras el abismo de tu nombre,

y mi boca devora tus sentidos.

De tu concavidad me siento esclavo

que aguarda las mareas

que estrellarán espumas

en los acantilados del deseo.

Tus muslos se me escapan temblorosos

mientras se difumina en los espejos

la desvelada miel de la caricia.

Me desnudo de ti

y me convierto en sombra de tu piel

cuando la noche cómplice

se viste de nosotros y en silencio

pudorosa nos cubre con su manto.

Soledad final


Remuevo en vano la tierra que tengo sobre mi recuerdo,
cuando la inmensa desolación del nombre
se pierde en el hueco seco del último árbol del camino
y la oscuridad hace más temible el abandono.
La noche es de silencio erguido
y ya no hay cobijo bajo las preguntas:
todas fueron respondidas
cuando la luz del día declinaba para siempre.
Quieto e insensible, vencido en el olvido,
regateo con las últimas raíces del dolor
para que no puedan matarme de nuevo…

Tu abrazo


Deslizaba el otoño sus cuchillos
y cabalgaba el frío
estremeciendo tus hombros de nácar.
Miraba con tus ojos la ventana
iluminada de paisajes ocres
y en la prisión de la melancolía
juntábamos las manos.
La flores amarillas y marchitas,
fundidas con la lluvia,
derramaban unas últimas lágrimas
antes de perecer en el olvido.
Entonces, sonreíste
y abrazaste mi entera soledad.
En ese instante mismo
yo deserté por fin de la tristeza.



Presentacion del libro “Rincón de coplas” en El Corte Inglés de Zaragoza, con Rosendo Tello, Premio de las Letras Aragonesas (Mayo 2006)

«La copla propiamente aragonesa o canta, ha de ser de cuatro versos octosílabos, asonantados el segundo con el cuarto (aunque muchas y buenas letras son aconsonantadas y cuartetas).Cuatro certeros dardos que han de expresar con brevedad, concisión, gracia y belleza, la idea y el sentimiento del autor, y ser susceptibles de cantarse con cierta facilidad en la expresión vocal del jotero, para que pueda lanzarla al aire con rotundidad, sin extraños trabalenguas que empobrezcan y empañen la expresión franca de los versos.

A ello contribuye la manera de cantar los cuatro octosílabos ya que, comúnmente, se inicia la jota con el canto del segundo verso, seguido del primero, se repite el segundo, se dicen tercero y cuarto y se acaba el canto enlazándose nuevamente con el primero, constituyendo siete versos cantados. Esto ha de tenerse en cuenta a la hora de componer la copla para que sea coherente su sentido al interpretarla. Cargar la fuerza en el segundo verso, que inicia el cante y encadenar el sentido del cuarto con el primero, que terminan la jota, son algunas de las importantes premisas para que llegue al oyente en plenitud expresiva. Así la copla:

Para decir que me quieres

mírame antes a los ojos:

verás cómo no hacen falta

palabras entre nosotros.

al cantarse, lo sería de esta forma:

Mírame antes a los ojos:

para decir que me quieres

mírame antes a los ojos.

Verás cómo no hacen falta

palabras entre nosotros.

Palabras entre nosotros,

para decir que me quieres.»

(Fragmento de Jota que suena en el alma, artículo publicado por Miguel Ángel Yusta en el Heraldo de Aragón, 15 de octubre, 2010)


En el viaje de la vida
van los ricos a caballo,
los caballeros a pata
y los pobres arrastrando



De caminar por la vida
llegué cansado y sediento
y tú con amor me diste
el albergue de tu pecho.


Yo remé entre las pupilas,
patera rota de sueños,
durmiendo miradas nuevas…
playas de frío y de miedo

(Autor de esta copla, Francisco J. Picón)



Hace la jota un milagro
que no tiene parangón:
si se oye fuera de España
goza y sufre el corazón.


Catorce novios lo menos
t’hi conocido, Dolores;
el que se case con tú
trabajadica te coge.

Nuestros héroes de hoy en día
no luchan contra los malos;
sólo pagan la hipoteca
siquiera cobrando el paro.

(Autor, José Luis Lafuente Viñado, de Teruel)


Revoloteas las faldas,
cierzo fuerte, cierzo cierto:
pensabas limpiar el aire
y manchas los pensamientos.

(Autora, Olga Bernad)

Una mirada me dijo
que para ti me querías:
desde entonces voy buscando
tus ojitos cada día.






oooOOOooo


Enlaces a sus Páginas

http://mayusta.blogspot.com/

http://rincondecoplas.blogspot.com/

oooOOOooo

Has deslizado un beso, poema de Miguel Ángel Yusta

Imagen de previsualización de YouTube

¡Miguel Ángel, bienvenido a Arte Fénix!

Mara Romero Torres


6 comentarios
  1. Gracias, Mara, por tan impresionante antología. Me produce una inmensa alegría ver estas páginas tan bien elaboradas en un sitio que has sabido prestigiar con trabajo y buen hacer.
    Un fuerte abrazo.

  2. Es una maravilla adentrarse en tu poesía. Gracias por el privilegio.

  3. Concha Vicente Esteban

    Miguel ángel, un poema precioso, y esas imágenes lo bordan. Besos y abrazos fuertes.

  4. admin

    Gracias a ti, querido Miguel Ángel, por ser y tener esa mirada poética que conmueve, deleita y enseña. Es un honor, un orgullo y un placer tenerte formando y siendo parte de este pequeño gran mundo llamado Arte Fénix.

    Un gran abrazo, poeta, amigo.

    Mara

  5. Delicioso camino éste que ha diseñado Mara sobre Miguel Ángel. Gracias a los dos. Y mi beso.

  6. Una auténtica gozada disfrutar de un tirón la lectora de este rosario de poemas. Mi agradecimiento a Mara por proporcionarnoslos y a ti, M. Ángel por tu creación poética.

Deja un comentario