Carlos Órdenes Pincheira, Chile

Carlos Órdenes Pincheira nació en Santiago de Chile en 1939.

Nieto de Españoles, el padre los alejó de ellos, dolor sin término.
Benito Órdenes Galaz nació en La Coruña.
Clotilde Martínez Naranjo nació en Ávila.
Lo que más conoció fue el hambre que te roe el estómago y te hace agua la saliva y no te permite articular palabras, también el frío que le hacía llorar mientras trataba de dormir en el suelo tapado con ropas viejas y pedazos de frazadas. El agua caía por las roturas del techo y le salpicaban la cara. Se sentía muy solo, pues su madre y su padrastro dormía en una vieja cama y también sus hijos.
A los 9 años sufrió de tuberculosis y tifus en un mismo período.
A los 10 quiso estudiar y en los tres primeros días casi lo mataron a golpes los otros muchachos porque sus ropas estaban roídas y sus zapatos rotos. Ya con ojos morados y sangrando no fue nunca más y no aprendió ni una letra.
A los 11 años comienza a trabajar en Pastelerías Unidas, ubicada en Independencia 831, y a los 6 meses queda como maestro pastelero…
De ahí en adelante comenzó a tratar de aprender a leer por sí solo. Mirando una y otra vez los letreros de los negocios hasta que se le hizo un poco de luz. Es decir, si aquí dice pa-na-de-ría- y allá al frente Ca.ra de cré-di-to, si junto la “Ca” con la “Pa” entonces es CA::PA :: ¡CAPA! Sí, ¡CAPA!
De esta forma fui aprendiendo lentamente a juntar sílabas mientras trabajaba.
Trabajos: pastelero, panificador, carpintero, mueblista, estucador, baldosista, excavador, tejedor, boxeador, futbolista, repartidor de leche, repartidor de pan, cargador, corrector de pruebas, secretario, poeta, escritor, poeta para niños, cuentista para niños, nicuentista rupturista del cuento tradicional, Técnico en plantas y árboles, viverista… Vendedor de libros.
Ganancias: enfisema pulmonar, aneurisma a la aorta abdominal, ambas sin curación y mortales.
Escribir tanto poesía como prosa con ortografía impecable (sin haberlo estudiado)
Escribir para niños desde los 20 años.
Antologador
Comentarista.
Novelista
Y aún estoy vivo. Gracias.



ooooooooo



Una selección de sus escritos


Espíritu Santo


La lluvia sobre los techos en insomne danza.
¿Duermen ya los felinos?
Descanso: gacelas, cebras. jirafas,
después de enfrentarse a duros derrumbes. Reposan cisnes,
impalas, ciervos, gamuzas…
Depredadores cotidianos roncan: leones, leopardos, licaones,
despojados de sus corbatas
y sus fúnebres vestimentas,
parecen inofensivas serpientes…
Hay un silencio que sobrecoge,
los espejos se multiplican en las calles
para reflejar un firmamento lleno de parches…
Debo decir
que me han hablado de ti desde el primer harapo,
dicen
que tú eres
el mayor constructor de catedrales y latencias, haces
del sueño un paisaje…
Con sólo imaginarte logro atrapar la belleza
entre los olmos dormidos,
las gotas parecieran ser sembradas por un campesino de cristal.
Si pudiera verte en los ojos moribundos de un niño
apagándose de hambre y abandono y
lo resucitaras en reino de pan y ternura…
Si la mujer perdida entre sombras de piedra
pudiera ver su imagen
reflejada en un agua distinta, fuese respetada
en los salones de la justicia y
protegida de hienas y escombros…
Y si lograras hacer del hombre una bestia hermosa,
mansa,
amante centinela de selvas, ríos y animales;
rufianes tornaran a ser protectores de la naturaleza,
cuidadores de ciudadelas marinas
donde flor y vida comienzan a fallecer…
Así creería…!
Este no crecer es un guijarro que lanzo hacia las nubes y
retorna golpeándome adentro de los ojos…
Cómo saber
para irme en arreboles hacia los brazos de la mujer vestida de infinito…
¡una sonrisa me bajaría los párpados…!
de “La patria que no tenemos” 2004



* * * * * * *


Gigante enfermo


Respirando un aire envenenado, tropiezo en veredas,
muros, gases y humos,
apenas vislumbro
la sonrisa permanente de las olas,
oigo las aves bordando las aguas,
procuro moverme, salir
de esta prisión;
mis pasos envejecen,
se detienen en las esquinas desamparadas,
pasan transeúntes sin conciencia…
La noche se aproxima sobre los últimos arreboles.
Nadie está a salvo,
mujeres transitan aterradas, niños piden gotas de sol
sin sospechar
que pueden ser violados
por fieras ocultas tras un auto o a la sombra de los árboles…
El país se arrastra entre quejas y cuchillos,
no hay estile para extirpar este tumor nocturno: crece,
se agiganta con las horas,
establece sus cuarteles en corazones nuevos, ya sudorosos
de miedos y abandonos.
La gente se refugia dentro de sus cárceles.
(Escucha, urbano prisionero,
si te dejan sangrando, morirás, porque no tienes cómo pagar
un poco más de vida)
Ahora más que nunca abundan las bestias de la maldad.
Frenéticos títeres corren tras la recompensa inexistente
de un dios rodeado de balones…
Y se alzan grotescas figuras para que los infantes
aprendan,
mamen la misma mamadera, convirtiéndose en idiotas
tras el dinero fácil…
Este es el mundo:
gigante enfermo destilando negros vapores, gimiendo
como una rata entre las fauces depredadoras…
La estulticia repta, devora paredes, cráneos, relumbran
sus enormes colmillos…
La bolsa de estiércol oscila, subiendo y bajando pestilencias…
-¡hay que alimentar a la termita del norte
experta en saborear carne de pueblos maltratados…!-
Entre verdes hermanos echo a caminar.
Heladas navajas del viento cortan, hieren
bajo un cielo enfadado en ausencias lunarias
Entre la sombra y las arenas los enamorados cantan:
planes, juventud, ilusiones, metas doradas,
pero el caos adquiere acerados contornos…
¡Cómo abandonar estos tétricos parajes y
el peligro de la avaricia dispuesta a despedazar el planeta!
De mis rodillas
resbalan amaneceres perdidos en la infinitud…, lloran la fuga
del sol de sus huesos…
Ya nada importa el dolor del hombre sin antifaz.
Lo penoso es el fatal sendero por el cual los estúpidos avanzan.



* * * * * * *



Soledades


Vienes a darme un arrebol que no encaja en mi desnudez.
Encendida manzana,
jugo de oro de tu más íntimo amanecer.
Jade, en un solo instante
dame de beber todas tus miradas…
Después te irás con una tristeza que no quisiera darte.
Sollozante de goces y
raros hemisferios, no existe remedio.
Nadie puede lavar esta herida, nada consolarme
haber perdido
aquel coral de verdes filamentos…
Te cubro de jadeos,
mientras la noche avanza como una carreta
tirada por bueyes fantasmas.
Debes comprender,
se me perdió el amor a la orilla de un llanto prolongado,
cerca de un campo de cruces y amapolas…
Dulce lámpara,
continúa buceando en la tiniebla hasta encontrar una almohada
o un espejo
con tu imagen ya desfigurada
envejecida de tanto esperar nada…
Quizá el alba venga con luces frescas, perfumadas.
Hasta las hierbas murieron, vaciaron sus jugos en martirio
de animal encanecido…
Es penoso
tener mutilado el firmamento: cicatriz antigua
aún sangra por las tardes… Difícil
es ponerle atajo a ese río de púrpura tormenta…
Rodeados de laberintos, ya no sabemos donde nacen las estrellas,
vuelan talvez hacia arriba
gracias a la dulcedumbre de los suelos gigantes…
Soy el monstruo dando paso al niño: cómo quisiera
un juego de palitroques
para desafiar al viento!
Te digo: digna eres de ser amada hasta por el aire.
En estas aguas te ahogarías:
son poderosas y punzantes las lágrimas del sauce
no correspondido.
Dueño
de esta oquedad, grillos dejaron de cantar loas al pan celeste.
Lejano humo de una chimenea
está escribiendo tu nombre…
yo estoy sollozando paisajes de un tiempo casi transparente…
En distintas polvaredas vamos solos por el mundo…
de “Poemas del monstruo de la laguna verde”



* * * * * * *



Salmo por un amanecer pleno


Agradecido de este amanecer…
vislumbro
la belleza de unos zorzales, chincoles, tórtolas,
preguntando ¿cuando será el fin
de los cazadores corazón de plomo…?
La luz del sol es una doncella
tendida sobre los árboles
esparciendo sus cabellos de oro por los caminos.
Los buenos dioses del aire llegan hasta mi lecho,
mis amigos hacen sonar
sus vestiduras relucientes…,
dan deseos de abandonar la fiebre y la tos
para unirme a ellos en un canto a la magia universal…
nada es comparable a este carnaval
de aromas, trinos, alucinantes matices…
Uno quisiera montar un caballo de aguas anaranjadas,
perderse en la espesura
de este amanecer profundo
donde danzan angélicas mujeres de lejanos tiempos
cuando en las cavernas
crecían hogares, pureza, naturalidad y
nadie era dueño
de ningún trozo de planeta…
El granado saluda con su sonrisa carmesí,
diamelas regalan su perfume
y los geranios alzan sus manos de colores…; impatien y perlagonias
lucen orgullosas sus flores fantásticas…
singonios, marantas, aspidistras y asplenium me dicen:
este sueño de amor es tuyo…
Y yo miro a través de los vidrios hacia la distancia
y murmuro mi gratitud hacia la Madre Universal…
Y ruego que este amanecer sea la copia de otros venideros…



* * * * * * *



Entre locuras


He aquí la romería de los santos culpables bajo la rubia mirada
del animal de fuego;
llora la escoria,
gime el viento sobre rocosos cadáveres. La tarde
tiene un temblor
de mujer germinada al son de las turbinas…
¿Dónde se escurrieron
los gusanillos de cobre
que horadaban tus horizontes? Canta, modula
la canción de aquellos escribas, asesinos de los pasos de cristal,
espántate
con los alaridos
que rebotan en los roquedales y
vuelven a ti como sierpes oxidadas…!Quiero sumarme a la caminata de los ojos biselados,
vestigios
casi reales en el polvo del agua…
Dame de beber la orina de los ángeles
antes que los estiércoles de la cordura me borren el corazón,
déjame tirar esta sangre
maldecida
por la furia de una lengua negra sembrada de lunas amarillas…
Permíteme lanzar al abismo estas agotadas pupilas,
hastiadas de amargos paisajes…
Ah mujer,
bendita seas ahora y en la hora de los trinos,
si en verdad dispones
de muros acolchados, dime que yo también merezco aserrines y
huevos siderales…
…o un alud de campanas
penetrando por mi frente para siempre jamás: es el instante
de coger
el barro más tierno
para esta cabeza
que va girando sobre un eje de pavor…
Déjame transitar hasta el fondo de tus sesos, respirar
en las entrañas,
arroparme con tus dos pares de labios, ascender, mezclar
mis caos
con los tuyos y
resbalar
hacia la esencia de un vivir casi encantado…
No deseo saber de mi andar en ayeres ni de lágrimas
que mañana
caerán al camino…
No sé si ahora me toca tu mirada tan dividida,
mi piel navega entre volcanes y palomas.
No adivinaré como te llamas, pudiste deambular por el mundo
con tu cerebro bajo el pie. Ah espectro,
algo me atrae de ti,
silueta de alguna probable mujer
que yo desearía hasta olvidar mi nombre,
no tener conciencia,
como tú,
de este malsano caminar…
Entre los pliegues de la nada dormiré,
ojalá los espejos no me señalen que en algún rincón me encuentro…



* * * * * * *



Infinita búsqueda


Me alejo de esta tierra plena de resonancias y
leyendas antiguas,
ternura que fluye desde sus más secretas esencias,
amé
sus líneas
con la mayor furia de mi sangre enloquecida.
mi sombra se alarga por las calles en un ir sin fronteras.
oscuras luces entran en mis ojos,
se me rompen los brazos,
mis harapos sangran quebrados crepúsculos.
otra arcilla
me ofrece sus armonías,
su caliente corazón de hembra y
surgen quitarras aladas.
esqueletos de otros tiempos
en que, ausente, miraba cómo púrpuras aves devoraban el cielo.
mi locura de amar
es un astro enceguecido girando hasta el infinito.
ah, luminosa greda -susurro-
eres el fin de mis pasos,
contigo germina mi sosiego al amparo de verdes penumbras…
es la sensación
que durante siglos me ofrenda celestes melodías…
sé que cruzadas galaxias caen…
milenaria sucesión de muertes permanecen
en la memoria de los vientos…
agradecido de sus corazonales caricias,
he de perderme entre los árboles de la noche,
un nuevo fracaso hace rodar desde mis ojos
una lenta procesión de cristales disgregados…
mágica silueta de otro cuerpo
me hará creer mañana que me seduce la luz verdadera y única.
y seguiré mi andar solitario
con la inmensa agonía de no ser.
y ha de sorprenderme la muerte
en mi perenne búsqueda con el rostro salpicado de estrellas…



* * * * * * *



Pescador


En las noches el mar crecía dentro de tu alma,
trenzaba rumores, invadiéndolo todo,
dormía en las ollas,
bramaba entre las sábanas, alzándose
entre la escasez y la nostalgia…
Fuiste un poco de carne amarga arreando imposibles,
sombra unida a otros espectros:
el viento seguirá preguntando en la caleta por otros juanes.
Olas continuarán labrando cruces…
¿Eres ahora pastor de viejas estrellas cojas?
¿Persigues esmeraldas en lugar de latidos?
Como vagabundo, envidio tu suerte, bello terror
de apagarse en medio de un cielo hecho pedazos…
Mi animal maldice la tormenta que quitó el pan en tu mesa.
Corren aires afilados, llueve en la desnudez…
Ahora el anciano gigante tose gaviotas enfermas.
Entonces busco mi nombre en las arenas,
trato de transitar por mi frente:
nada palpo,
quizá esté muerto hace siglos… ¿Soy el pescador
que acaba de morir en la selva bramante?
Muelle abandonado por el agua,
estacado entre las dunas,
en vano alzo mis cicatrices por sobre los acantilados.
Nadie se levanta en defensa de la semilla translúcida.
Perdona tanta inmovilidad. Quizá mañana
se iluminen senderos, haya menos soledad y
cesen de cojear los astros…



* * * * * * *



Era un tiempo de yuyos…


Silencio de sollozos ahogados
cuando la noche vaciaba su cascada de cuervos.
Pisoteado estaba el cielo entre los hinojos.
La hiena insomne
devoraba luceros, anhelos de asistir
al parto de la tierra,
obtener su leche, sus frutos…
Y tú eras…
empezaba recién a nevar sobre tu pelo.
Y tu pena entraba como viento petrificado a mi alma.
Cierto aroma retorcido en lamentos me ha llevado
a casa de maderas antiguas
saturadas de ánimas
donde mi madre trenzaba suspiros en cocina fantasma.
Era un tiempo de yuyos cabeceando soles.
Desde la tiniebla entre arbustos,
junto al agua devoradora de plenilunios,
entre espanto y asombro,
cierta mezcla de grillos y renacuajos.
Y en la calle, fieras rompiendo mundos, sembrando
ese terror de caer entre garras,
perderse para siempre
en laberinto de paredes agusanadas…
Ah, época de grises llamas…
Cormoranes acuchillados en pleno vuelo.
Piel enlagrimada
arrastrándose a duras penas
tras una limosna de agua y sal.
Alguien logró escapar de las oquedades
para cantar
una canción sin nombre castigada por la angustia.



* * * * * * *



Comienzo del vuelo


Mis labios en este polvo que ayer resplandecía
dentro de una túnica…
Hay una muerte recién aparecida, vestida
de raros silencios:
es el comienzo del vuelo.
Quizá conozca el perfil de otras oscuras eternidades,
esquivas, harapientas,
como las que a diario usamos para no rompernos la cara.
O me veré a mi mismo
pateando un rostro exactamente igual al mío.
Ah, nidal de tempestades.
Desde la memoria de un caballo muerto
estoy otorgándome cierta identidad
sin comprender que me he creado a imagen y semejanza
de una brizna imaginada…
Un ser increado desde el agua canta para nadie.



* * * * * * *



Trizada espera


Detenida en su blancura,
alada imagen parece decirme: el tiempo acaba.
Cierto niño sin patria
solloza en un rincón. Antiguas ilusiones
cuelgan en los alambres.
La hora del canto
está en agonía, polvo ceniza sobre la página virgen…
Ya no hay agua celeste
para disolver la desnudez
o transformar la pena en un poco de rocío.
No existe el castillo
donde dulces fantasmas jugaban a los dados. Peter Pan
debe arrancarse los ojos: le acompaña
en el destierro
un anciano con olor a leyendas y canciones sin nombre…
Adiós al País de Nunca Jamás.
Dolor de haber crecido yuyo en el viento,
era de gorriones y
princesas de trapo
cuando el mundo musitaba soy tuyo, muslos jamás hollados,
lluvia naranja para jóvenes murmullos.
Vestido de pájaros
me conformé con las monedas otoñales.
Fui extranjero entre los míos.
Cuando enlutada apareció la mañana,
Goliat comenzó a matar enanos en calles y fábricas:
un hijo de cien páginas
murió entre las llamas
para que la muerte no nos visitara.
Vivir ha sido lidiar con fiero padrastro.
Ángeles de la misericordia
fueron ahorcados en las plazas…
Dios fue fusilado en las pupilas de un feto…
Se esfumaron garras, amenazas.
Hoy tenemos mortandad de ovejas. Defensores de ayer
resplandecen.
La victoria jibarizó sus cerebros…
El pueblo se ha echado como un perro
a esperar frutos…
Un grito se ha quebrado en la oscuridad.
Buitres devoran el cadáver de la fe.
No hay remedio para la estupidez.



* * * * * * *



Soy el que viene detrás de mis pasos…


Sembrarme más allá de esta mano, canten y
palpiten aquellas mansiones
escondidas debajo de un solo párpado, oscilante
entre el firmamento -su corte de naranjas- y la tierra,
en reino aún no conocido,
allí donde perenne humedad es ajena a todo soplo…
Me ha faltado una celeste moneda de agua, poner mi cabeza
en el eje de hélices enloquecidas de números y organigramas…
Debí escapar antes de aquel coito oscurecido de vinos.
Sin esa malsana unión
es probable que hubiese llegado a tiempo
a un estrechamiento
más acorde con las estrellas y
un agua reflejada en escaso cielo….
Hoy podría murmurar: no conozco las nubes
anudantes de la memoria
de lo que pudo temblar en esta caminata…
Nacer bajo soles zafirinos, pensar en la llegada de la lluvia
vestida de manceba, soñar
cuanto desconozco mientras bebo nostalgias y distancias.
Y quedarme inmóvil.
Esta es la piedra-tortura, aquí se quiebra mi frente,
corazón quisiera yacer
en latido inexistente, no lanzar por los ojos
un terror de mutilados vuelos.
Dejar en el ayer alaridos de ángeles vencidos por la guadaña…
He aquí la lápida:
Escrito está mi nombre hace miles de años.
En vano querría alzarme
o vestirme de pájaro tras la bala…
En la agonía del planeta,en sus alas ya metálicas,
todavía observo dioses de barro
nutriéndose con la sangre del gigante herido
en un lento despedazar….
Las algas continúan su vómito rojo…
Ah de los ríos desfallecientes.
Ah de las selvas violadas por rostros desojados…!
Ya no eres útil.
Hace siglos podías retozar en una tierra desmayada en arreboles,
era lícito construir sueños, todavía el viento
nos regalaba perfumes recién nacidos, olores amanzanados,
dulce cantar por alamedas y trinos, ¿recuerdas?
Arriba verdes ovejas pastaban y
las vertientes tallaban trompos, violines…
A través del vidrio mirabas hacia la calle,
tejías fragante calidez. Y eras, oh, sí, eras, aunque me buscaba,
sabiendo que morabas en el centro, raíz y fruto
de mi esencia aún no descubierta,
sólo presentida,
tal vez intentando otear una verdad sin formas…
Alguien leía un cuento de estaciones abandonadas.
El viento arrastraba esqueletos de ideales
hacia las arenas donde blanqueaban los huesos de viajeros
escondidos tras la niebla…
En mis oídos un choque de espadas, cierto embrujante son,
la luna cayendo
como una garza pulverizadaa través de las ramas.
Aún recuerdo
tu delantal manchado de gaviotas y
una mirada que abarcaba todo el mundo.
Sobre troncos de lastimadas secoyas dormí con tu imagen
de viajera sin rostro:
ya no fui más que hojarasca empujada por grises aguas…
………………………………………………………………………
Espejos me lanzan guijarros enrojecidos ¿no soy?
Hundo la cabeza en repentina nieve,
contemplo esta inviolable zarpa: todo es invisible, el pan.
la noche, las olas:
sólo son perceptibles estos pies que van mordiendo sombras,
asociándose a los espectros de un día jamás hollado…
Es probable una identificación
cuando en el pasado fui amamantado por una zorra
o en el momento en que me sedujo un áspid.
Quizá no haya ninguna noria cobijando centellas,
nadie bebiendo libélulas
o cortando trozos de cielo…
Alguien en quien trazar una brizna de ternura…
Esta es la roca
donde debo despedazarme la cara,
no existen bálsamo ni mágicos aceites, solo el milagro
de creer en alguna seudo estabilidad.
También es factible que estas vagas rayas
sean sólo el reflejo de una ficción enamorada…



* * * * * * *



Hojarasca


Piel de perro abandonada,
ladrido al firmamento sin respuesta,
extraviado en soledades habitadas, vertiendo fragmentos
de muerte en cada novilunio,
vencido por un sueño de mar encarcelado…
Aterido,
cubierto de lepra las manos y el rostro, avanza sin desearlo
por este desierto
de edificios sin alma.
En la distancia se derriten las campanas
ante la no concurrencia de entrampadas bestias…
Desde las alturas
un hombre ha lanzado su pobre carne amarga. Fauces,
salivas retorcidas caen sobre las alas…
Se le olvidaron las canciones de cuna
para ese infante
desconociendo caperucitas rojas y bellas durmientes.
No sabe si es sombra o amanecer
caminar por las orillas de un río maldito.
Si desaparece bajo las aguas
le negarán paisajes enlagrimados,
será mejor
que el llanto lo sepulte
en el único rincón donde puede devorarse los puños y
no ser escoria apenas palpitante
en el asombro perpetuo de la noche.
Bajo sus plantas
terror siembra fantasmales cicutas,
ya no sabe si está bien arrancarse los párpados
para arrojarlos al resumidero…
Más allá pareciera vislumbrarse otra esquina,
tal vez una clase de amaneceres rojos y verdes,
tan plenos como una rama de durazno en flor…
O quizá… al fondo de las nieblas
o al borde de imaginados parajes…, puede que nada tiemble,
no haya ninguna posibilidad de encontrarse con un rostro
largamente anhelado
desde un lecho de alhajas vegetales,
o una calavera que señale el término de todas las puertas…
Entonces,
qué herradura lanzar hacia atrás, en qué pastizales encontrar
gotas de luz
para volver a nacer
en dirección a la más descarnada de las miserias…?
Nada valen estas cicatrices, permanente lidiar contra los molinos:
Es inútil apagar
o encender lámparas pretéritas…
Un ángel emerge de la hojarasca y quisiera la certeza
de que tras el horizonte hay una olla
repleta de estrellas doradas…
Estamos quebrados, jugamos con un columpio
que pronto se romperá:
caeremos
en medio de la ciénaga… ¿Ya no tenemos pupilas?
Una mano sin dueño hace girar el carrusel…
de “De las bestias al hombre” 2001



* * * * * * *



Otra vez en ausencia


en espanto huye el viento
cogido por el llanto de la noche.
creí vislumbrar la esencia del vivir tras las fronteras,
he quedado hecho niebla
entre paredes caminantes…
amadeus me dice que la tempestad no tiene latidos
sino máscaras instantáneas
que pueden llevarte al puerto ya perdido
entre los pliegues del tiempo…
hace ya mucho que estoy caminando
para atrapar mi propio rostro y
lanzarlo al vacío…
para qué esta mano,
estos ojos,
si sólo palparé un pedazo de nalga descompuesta y
mis pupilas caerán vencidas
ante la vanidad de las sombras perfumadas…
mas valiera pensar:
la pasión va caminando a ser pasto de gusanos,
no sumirte sin escafandras
al fondo del agua done esperan pacientes
las serpientes hermanas de tus antiguas ilusiones…
todo cae al mismo pozo:
aquí se queman orgullos, crueldades, traiciones…
encanto de tu último sueño
también vendrá para ser mordida y despedazada
por el eterno predador…
Y abajo, en la penumbra,
se retuercen los anhelos que no tuvieron salida…
tú y yo seremos siluetas
imaginadas por un búho negro…



* * * * * * *



Aeropuerto


recuerdo aquella golondrina esfumándose sobre el oleaje…
espinas en una ilusión quizá sin aleros,
deseos de ser una brizna de hojarasca bajo las piedras,
sin salida, terminar allí la fantasía de los pasos,
no ser, o quizá un pizca de niebla
perdida entre muñecas destripadas… abandonar allí este deterioro,
cadáver de la juventud…
me impide avanzar hacia su tierra y
desafiar al viento sin esencia que la consume como un cirio…
duele regresar con el alma vencida, enfermas las manos
sin el roce de su piel… mejor abandonar la cáscara
mientras mis ojos se disgregan en el vacío…
debo atender la falencia de mis andares, ya no es tiempo
de hazañas ni de mostrar la fortaleza de uno ojos reveladores…
todo está perdido, devorado por el inmutable anciano que hace girar
las manecillas de los relojes…
es triste asumir que se ha ido para siempre atravesando el atlántico y
al final del arco iris en otros brazos ha de dormir…



ooooooooo



Portadas de algunos de sus libros


ooooooooo

Enlaces a sus webs


Antología poetas hispanoamericanas
Poesía de todos los tiempos
Piedrecitas de colores
Diego de la noche
La selva mágica


ooooooooo


¡Bienvenido a Arte Fénix, Carlos!

Por tu originalidad. Por tu constancia. Por tu entusiasmo. Por tu fe. Por tu esfuerzo incansable. Por tu buen hacer. Por tu amor a las Letras y a las Artes. Por tu camino de vida. Por tu buen humor. Por tu mirada limpia. Por tu profunda sabiduría. Por tu generosidad. Por tu bondad. Por tu exquisita labor literaria. Por todo lo que has legado a la literatura y lo que aún has de legar…

Un fuerte abrazo, poetamigo.

Mara Romero Torres


14 comentarios
  1. Me contenta estar aquí junto a selectos hermanos. Es un premio a una terrible travesía como ha sido mi pasar en este mundo. Soy Libre Pensador, lo que ha desembocado en una total indiferencia en el país donde vivo; es mi mayor delito que he tenido que pagar: no ser difundido,
    no poseer premios importantes, ser ignorado pese a que todas las criticas o comentario desde mi segundo libro fueron unánimes en señalarme como uno de losmmejores poetas no solo de chile. Por ello, ni político ni religioso. Y soy Cristiano. Siempre, desde niño, siguiendo los pasos del Espiritu más bello del Universo.Jamás integré un taller literario. Yo he
    tenido taller de poesía, sin cobrar, pese a que soy pobre y cada libre me ha costado ingente esfuerzos. Soy celoso de la Poesía, me gusta que los poetas se la jueguen enteros por un lenguaje depurado y que signifique un avance. Mis talleres exigen eso. Y no he tenido buenos alumnos, por lo mismo, por la comodidad de algunos que lanzan palabras a como dé lugar, talvrz sean los que noson poetas sino proyectos que se quedaron estacasdos para siempre.
    Para terminar estas breves palabras, mi total gratitud a una mujer extraordinaria que, al momento de verla y leerle, comprendí que más allá de la poeta estaba un ser maravillante… Muchas gracias. .

  2. Solo para decir que al final de mi seudo comentario olvidé el nombre de mi amiga y exquisita poeta, Mara Romero Torres, a quien debo el altísimo honor de ser ahora un miembro más en este prestigioso Arte Fénix. Estoy plenamente robustecido por la actitud de Marita, mi hermosa amiga.

  3. This is very interesting, You’re a very skilled blogger. I’ve joined your feed and look forward to seeking more of your wonderful post. Also, I have shared your site in my social networks!

  4. María Villar Portas

    Me complace en grado sumo ver reconocida y premiada la calidad de este poeta, al que considero amigo, y del que trato de aprender a saber ver a mi alrededor en el mundo mucho más allá de donde lleva una simple mirada. Poeta del Universo y la Naturaleza, de lo Social y Humano, Poeta de lo Eterno. Me alegra que te conozca el mundo. Te doy mi más sincera enhorabuena.

  5. Me hace extremadamente feliz que se reconozca la valía de Carlos Órdenes Pincheira. Un Poeta incomparable, de gran altura intelectual como humana. Haberme encontrado con su poesía ha sido de una magia especial. Él sabe ver, como nadie, más allá de la mirada que sólo tropieza con el objeto y nos acerca su visión del universo, de la naturaleza, de lo social, de lo humano…transportándonos a la realidad siempre través de la belleza, incluso para hablar del sufrimiento íntimo del hombre, que él ha padecido en su propio ser de una manera cruel.
    Carlos Órdenes Pincheira, un ser Humano, Libre e Íntegro capaz de las mayores ternuras sin perder un ápice de dignidad y categoría personal. Me siento honrada de tener su amistad.
    Vaya para él mi más sincera enhorabuena y también para el Arte Fénix por saber apreciar y valorar el trabajo y el esfuerzo de tantos años.

  6. DIANA LUCIA LEON RESTREPO

    Casi no puedo pronunciar palabras al encontrarte en este sitio, donde se da a conocer a los mejores. y lo digo por que cada vez que profundizo en tu historia de vida, se me empequeñece el alma al saber que eres tan grande, y que das gracias a Dios por aun estar acá, en la batalla donde son muchos, pero pocos los buenos. Entre ellos tu.

    Gracias poeta por que de ti aprendo el valor de la vida.
    Abrazos.

  7. DIANA LUCIA LEON RESTREPO

    Casi no puedo pronunciar palabras al encontrarte en este sitio, donde se da a conocer a los mejores. y lo digo por que cada vez que profundizo en tu historia de vida, se me empequeñece el alma al saber que eres tan grande, y que das gracias a Dios por aun estar acá, en la batalla donde son muchos, pero pocos los buenos. Entre ellos tu.

    Gracias poeta por que de ti aprendo el valor de la vida.
    Abrazos.

  8. Una vez más me he pasado por este lugar, arte Fénix, lleno de calidad y de calided humana, para reencontrarme con el excepcional poeta Carlos Órdenes Pincheira, cuya humanidad y dignidad se refleja en su obra tanto como en su vida y lo hacen merecedor de mi gratitud como lectora y también como amiga, pues me siento muy honrada de contar con su amistad. Muchas felicidades a Carlos y a Mara Torres por su sensibilidad y gran valía, abrazo para ambos, desde Vigo en Galicia-España.

  9. Fe de erratas: dónde dice «calided» obviamente debe de decir «calidez»

  10. Diana Lucia León Restrepo

    Es hermoso encontrarte en este espacio tan maravilloso, recreando con tus letras y tus vivencias a todos los lectores que les agrada lo mejor de lo mejor.
    Tu poesia es unica e inigualable, tienes angel al hacerla.
    Te mando un fuerte abrazo desde mi Colombia.
    Espero que este mensaje de felicitacion llegue, pues te he escrito en dos ocaciones y no me lo permite.

  11. carla

    Qué grande eres papito!
    Tu orgullosa hija, la chica.

  12. Felicito el reconocimiento a un gran poeta que tengo el placer de conocer en su hábitat natural, que son: la escritura, sus plantas, sus recuerdos buenos y de los otros. Tiene la naturalidad del que sabe, de aquel que generosamente aporta con sus conocimientos y saberes escriturales. Tiene la generosidad de compartir y de engrandecer la poética femenina, tan dejada de lado en mi angosto país.
    Un gran abrazo para el poeta que es Carlos Ordenes y otro inmenso para Mara Torres, que ha sabido desentrañar al sensible ser que es el poeta.

  13. Una de las cosas más notables de Mara Romero Torres fue precisamente ver en profundad la obra poética del poeta Carlos Ordenes Pincheira. lo que ha significado que el bardo tenga una fe distinta y mejor que antes…
    En su patria solo un grupo numeroso de mujeres le hicieron un homenaje
    por las antología de mujeres que ha publicado a favor precisamente de su
    legítimo derecho de tener las mismas garantías que el hombre. En antología y fuera de ella, él ha defendido de la mujer sus naturales derechos..

  14. Edith Contador

    Carlos Ordenes Pincheira,su poesía conmueve, es de lenguaje enriquecido, es capaz de enviar el mensaje poético con fuerza y a la vez existe en ella una transparencia que la hace ser una poesía de todos, con una grandeza propia de los mejores poetas .Siempre habrá alguien más que se sume a estos comentarios , siempre habrä alguien mäs que se detenga a leer lo que has plasmado en tus escritos. Mis felicitaciones.

Deja un comentario